Se produjo un error en este gadget.

10.5.05

Destino

Bendito el destino que ha llevado mis pasos hacia los tuyos,
donde mi cuerpo se ha sentido libre al regocijarse,
me he extasiado en el laberinto de tu boca
y con el manantial que emanas.

Mi destino se paró frente al tuyo y
se aferra a guarecerse en tus resquicios,
quiero que tus ojos se pierdan en mí,
que tus manos recorran mis valles y montes,
que el agua de mí vientre sea tu elixir.

No quiero más destinos en mi camino,
salvo éste que me ha llevado a tus brazos,
a la magia de tu encanto,
no quiero otro destino,
sino éste que me entrevera a tu piel y
se enlaza a tu mirada,
si hubiesen otros,
tendrías que estar en cada uno de ellos
para sentirme amada,
para sentirme la mujer que has despertado,
la mujer que te quiere en su camino.

No hay comentarios.: