Se produjo un error en este gadget.

24.2.07

Sed


Tengo el alma sofocada de arena,
la tristeza es un desierto estéril.

Paula, Isabel Allende


De la sed del amante
se consume mi cuerpo
y me vuelvo tierra
estéril,
cuerpo en llagas,
resquebrajada por el
exilio de tu lluvia.

Hojas de Otoño


La trémula hojarasca llega a mis pies,
pálida se arrastra,
ora busca refugio,
ora busca fugarse.

En el trajín de sus días
la he visto humedecerse,
no tiene tregua,
sólo lucha contra el viento,
el cual también hace su amante.

En el espejo que asoma en el cielo
algunas noches se pierde
en embeleso,
en otras sólo se queda
meciéndose sobre los charcos
que forma la lluvia
donde poco a poco naugrafa
y se va hundiendo hasta llegar el fin.

7.2.07

Rocas


Si algún día no estoy, podrás viajar a la polinesia francesa, encontrarás en las rocas la huella de mi pluma, palabras que alguna vez te dije en carta o susurradamente, encontrarás ahí una carta extensa, palabras interminables como las olas que viajan y mojan los pies de cada roca, rocas que imaginé eran tu cuerpo y eran la tela para tatuar mis letras.
Nuestras rocas guardarán el amor sentido y podrás revivirlo en cada viaje cuando te haga falta leerme.