Se produjo un error en este gadget.

10.1.05

Cuestión De Tiempo

Estoy aquí en el ocaso de mis días,
con zapatos gastados

como se ha desgastado
mi vida,
en ese ir y venir,
de amor y desamor,
de entrega e indiferencia.

Mis manos ajadas,
y mi pelo con rayos plateados
son la marca de mi tiempo,
el tiempo que tuve y deje ir,
el tiempo que manipulé,
y me controló,
el tiempo inexorable,
dejándome huellas
palpables del hombre
que fui, que pretendí ser,
del hombre que tuvo
todo y se le escapó
de las manos.

Mi amigo el tiempo,
me zambulló con él
e hizo conmigo lo que quiso.

1 comentario:

Joseph Seewool dijo...

Un magnífico poema para reflexionar. De diferente contenido que los anteriores pero conservando el estilo, la precisión en las palabras.